VIENDO 4/7/19
SUSCRIBITE HOY
Tendencias

#Tendencias

De la mano de una tendencia mundial, cada vez más farmacias dejan de entregar bolsas de plástico

Tendencias

BUENOS AIRES, julio 4: Buscan productos más amigables con el medio ambiente, como el papel o los biodegradables. En Lanús el Colegio de Farmacéuticos ayudó a los afiliados para dar ese paso. En España lanzaron una campaña para donar el pago de las bolsas hasta terminar el stock de productos.

Este miércoles se conmemoró el llamado Día Mundial sin Bolsas Plásticas, una iniciativa planetaria para detener el impacto ambiental de estos productos, que según organizaciones ecologías produce unas 9 toneladas de de plástico anuales, que terminan en su gran mayoría en el mar, produciendo la muerte de 100 mil mamíferos. Desde hace años, leyes y ordenanzas buscan limitar el uso de estas bolsas, y reemplazarlas por materiales más amigables para el medio ambiente, como el papel o el plástico biodegradables. Esta tendencia incluye a todos los sectores del comercio, como las farmacias. En el país y el mundo los farmacéuticos se suman a la tendencia y reemplazan el plástico, aportando su granito de arena. Para evitar el impacto económico de este cambio, los Colegios de Farmacéuticos ayudan a sus afiliados para este paso, como sucedió el año pasado en Lanús.

Las farmacias suelen entregar bolsas de plástico a sus pacientes, en las jurisdicciones donde no fueron prohibidas, o reemplazadas por materiales biodegradables. El año pasado, el Colegio de Farmacéuticos de Lanús compró estos productos y los distribuyó en los mostradores locales, para fomentar la tendencia mundial de dejar el plástico, por ser contaminante. Esta no es la única experiencia que existe en el país. En la provincia de Santa Fe, por iniciativa de la municipalidad de Santa Fe, la farmacias locales se sumaron a un plan para tratar de frenar el impacto ecológico que las bolsas de polietileno tienen en el medio ambiente. Para eso, ya entregan “bolsas ecológicas” que entre otros aspectos son degradables. La idea cuenta con el apoyo del Colegio de Farmacéuticos local, que destacó la voluntad de los profesionales para llevar adelante el plan.

“Es la sensación de hablar con los farmacéuticos, que coinciden con la medida y están muy de acuerdo con cuidar el medio ambiente. Siempre se suman a las acciones solidarias”, precisó en su momento Claudio Morales, secretario del Colegio Profesional en una entrevista con el diario local El Liberal. La idea es que en un tiempo las farmacias y otros comercios dejen de usar bolsas derivadas del petróleo, que son contaminantes. De todas formas, no se planteó la posibilidad de imponer multas o sancione sino de concientizar a la población y a los farmacéuticos. “La primera opción es no envolver, sobre todo si el comprador está provisto por cartera, bolso o mochila. Y en caso de que necesite una bolsa, usar aquellas que se destruyen fácilmente y no duran mucho en los basurales”, señaló Morales. Se estima que una persona usa unas 600 bolsas descartables por año. Especialistas aseguran que seis de estas bolsas contienen suficiente petróleo para manejar un auto durante un kilómetro. En este sentido, ya son muchas las empresas que comenzaron a reemplazar las bolsas plásticas por las llamadas “eco bolsas”.

En el mundo, las farmacias vienen acompañando esta tendencia. En España, por ejemplo, desde el 1º de julio los mostradores cobran al cliente cada bolsa, según lo establece el decreto 293/2018. Muchos farmacéuticos de ese país ya han optado por alternativas ecológicas, como el papel o las reutilizables. Para otras, hasta que agoten su stock, están apostando por una acción solidaria: donar los ingresos del cobro de las bolsas a Farmamundi, una ONG sanitaria. “Si todavía en tu farmacia disponéis de bolsas, desde Farmamundi te proponemos que termines con tu stock destinando la recaudación del cobro de las mismas a las personas que más lo necesitan. Estarás contribuyendo directamente a proporcionar medicamentos, asistencia sanitaria, alimentación y protección frente a la violencia a mujeres y niños, entre otras muchas acciones”, informó la entidad.

Según datos de la Organización de Naciones Unidas (OMS), cada año “se producen en el mundo más de 400 millones de toneladas de plástico y la mitad se desecha luego de usarse una vez”. En la Argentina se reciclan 225 mil toneladas de plástico por año pero la industria de ese sector tiene una capacidad ociosa del 50 por ciento, por lo que son clave las políticas públicas de gestión eficiente de residuos y la separación de la basura en hogares, señalaron especialistas. "Hay una especie de demonización de las bolsas plásticas pero es importante que las personas sepan que se pueden reciclar y reutilizar para convertirlas en un recurso", explicó a Télam Verónica Ramos, directora ejecutiva de la asociación civil Ecoplas, una entidad técnica profesional especializada en plásticos y medio ambiente. El foco debe trasladarse de la "prohibición a la gestión y el consumo responsable", resumió la especialista. En el caso de las bolsas plásticas, dijo que hay que consumirlas responsablemente y luego reutilizarlas, y no abandonarlas en espacios públicos".