Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 20/5/19
Glovo

#Glovo

Nueva denuncia en España contra Glovo por entrega ilegal de medicamentosADJUNTO

Glovo

MADRID, mayo 20: Las farmacias de Cataluña volvieron a cargar contra la plataforma de entregas domiciliarias por violar las leyes de venta de fármacos. La agencia reguladora de ese país ya había advertido el año pasado sobre la ilegalidad de esa actividad.

#Opinión
La alimentación debe ser adecuada teniendo en cuenta cuestiones personales
ADJUNTO
BUENOS AIRES, agosto 16: Marcela Stambullian, directora de la carrera de Licenciatura en Nutrición de la Facultad de Ciencias Biomédicas de la Universidad Austral, resaltó el rol de estos profesionales, como forma de festejar el Día del Nutricionista, conmemorado a principio de semana.
#Trasplantes
Donación de órganos el país tuvo este año la tasa más alta de su historia
ADJUNTO
BUENOS AIRES, agosto 14: Lo confirmo el INCUCAI en el marco de lo XXII Juegos Mundiales para Trasplantados. Afirman que la llamada Ley Justina generó el escenario para este salto de calidad.

El año pasado, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) alertó a la plataforma Glovo, creada en Barcelona en 2015, a que deje de entregar medicamentos a domicilio, ya que esta actividad está contra la ley de ese país. Pese a esto, la aplicación sigue con esta práctica, según denuncia la Federación de Asociaciones de Farmacias de Catalunya (FEFAC), que en estos días volvió presentarse contra la empresa, a quien acusa de “distribución ilegal de medicamentos”. La presentación se hizo ante el Departament de Salut de la Generalitat, secretaría de Salud del municipio de esa localidad española. Esta organización que agrupa farmacias de todo Catalunya considera que la plataforma de reparto a domicilio “infringe la normativa española al no estar autorizada a intermediar en la venta de fármacos”, ya que los riders o repartidores de Glovo compran medicamentos en farmacias físicas y los entregan al domicilio del cliente. “La venta a distancia sólo está permitida a farmacias que tienen una web autorizada para vender medicamentos sin receta, que prestan consejo farmacéutico y que asumen la responsabilidad de transportar con garantías el medicamento. La ley prohíbe terceros intermediarios para garantizar que los fármacos lleguen en condiciones óptimas”, defiende el presidente de la FEFAC, Antoni Torres. En febrero del 2018, la federación ya interpuso una primera denuncia ante el Departament de Salut por el mismo motivo. Medio año más tarde, la AEMPS dictó una resolución que le daba la razón y que obligaba a Glovo a retirar el catálogo de medicamentos de su web. La empresa catalana –fundada por el emprendedor Oscar Pierre– interpuso un recurso, aunque la AEMPS lo desestimó y dio el caso por concluido. Glovo retiró el catálogo de su web pero, según la ­Fefac, desarrolló un sistema ­alternativo para continuar vendiendo medicamentos de la misma forma que lo hacía antes. “Hemos comprobado cómo los usuarios de Glovo han seguido comprando fármacos a través de esta plataforma y por eso hemos vuelto a denunciar a la com­pañía ante el Departament de Salut”.

Glovo emitió la semana pasada un comunicado defendiendo que no vende medicamentos, sino que se “limita a poner en contacto a clientes, farmacias y repartidores”. También esgrimió que “el farmacéutico es plenamente consciente de que el usuario final delega en un tercero la recogida del medicamento”, un argumento que desde la Fefac cuestionan porque aseguran que en muchas ocasiones el farmacéutico no puede comprobar si el comprador del medicamento es un rider o no. En todo caso, para Glovo “las farmacias son las únicas responsables y quienes deciden dispensar el fármaco al cliente”. Glovo no sólo ha recibido ­denuncias en Catalunya. En el 2018, la Confederación Empresarial de Oficinas de Farmacia de Andalucía inició acciones ­legales contra la plataforma, mientras que en Madrid la asociación de farmacéuticos, Adefarma, presentó un escrito cuestionando la legalidad de la actividad de Glovo sobre la venta de medicamentos.

Creada en 2015 en Barcelona, la plataforma de compra-venta Glovo se popularizó de la mano del avance de estos servicios, que tiene en la firma Amazon como principal gran ejemplo. La diversificación de servicios de estos portales “on demand” hizo que en poco tiempo aparecieran los medicamentos. Por eso, la agencia española decidió cortar por lo sano y ya en agosto del año pasado obligar al portal que no entregue tratamientos, una potestad que tiene en ese país las farmacias online.